Páginas vistas en total

viernes, 7 de julio de 2017

La senda del guerrero Shambala


Dicen que existieron hace mucho, eran guerreros, sus armas no mataban ni herían, eran guerreros sin armadura, no sólo no la tenían sino que ellos mismos decían de sí mismos: "somos como un vaca si pellejo". Sensibles, porque la sensibilidad es la piel de la Consciencia. Fueron los precursores de lo que ahora está en plena expansión: la revolución consciencial.

Venimos de una mente y consciencia egóica, basada en la competición, la violencia, depredación y expolio, no sólo de personas sino de continentes enteros. 

Los mismos que expolian la tierra, con nuestro consentimiento tácito, niegan el cambio climático y toda evidencia de destrucción expoliadora.

Pero somos muchos los que de forma silenciosa, humilde y serena hemos recogido el testigo de los guerreros Shámbala, nos dirigimos a una nueva humanidad, aún no sabemos qué parte de esa humanidad prevalecerá, la consciencia egóica o la que ya se expande como un huracán silencioso, no tiene nombre, ni forma, pero es sensible, empática, aborrece de las fronteras y depredaciones, duele y mucho, pero ese dolor nos mueve a la acción, lenta, silenciosa.

Como un ejercito invisible de guerrer@s no violentos subimos la empinada montaña. 

Nos vemos en cualquier recodo del camino, probablemente no lleguemos a la cima, quizás otros lo hagan, pero habrá merecido la pena.

Sed felices o, al menos, intentadlo...